Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘General’ Category

A estas alturas seguramente estarás pensando que te gustaría impulsar una Iniciativa de Transición en tu comunidad. Si así fuera debes estar mirando a tu alrededor, reflexionando por dónde arrancar, y cómo rayos hacer para comenzar a planificar una iniciativa como esta.

Antes que eso, resulta conveniente conocer algunas de las dudas frecuentes que suelen abrumar a quienes se encuentran en un estado temprano de planeamiento para una Iniciativa de Transición, lo cual puede prevenir que esas dudas crezcan y se conviertan en frenos o frustraciones. A estas dudas las llamamos Los Siete “Peros”.

Los Siete “Peros”

“PERO… No tenemos fondos”

Realmente esto no debería ser un problema. Los subsidios o subvenciones son un reemplazo muy pobre para el entusiasmo y la participación comunitaria, y son estas dos cosas las que nos impulsarán hacia las primeras fases de la Transición. Las instituciones que aportan subsidios o los donantes también pueden requerir medidas de control, y además existe el riesgo de que quieran imponer una dirección que vaya en contra de los intereses de la comunidad y de la visión original. De todas maneras hay que sincerarse, y reconocer que igualmente necesitamos generar un adecuado nivel de ingresos. El proyecto de Totnes Pueblo en Transición comenzó en Septiembre de 2005 sin nada de dinero, y desde entonces se ha autofinanciado. Las charlas y proyecciones de películas que organizamos nos dan un mínimo de fondos para luego organizar eventos gratuitos, tales como “Los Días del Espacio Abierto”. Se llegará a un punto en el que surgirán proyectos específicos que requieren fondos, pero hasta entonces, de alguna manera las cosas igual irán marchando. Hay que conservar la energía para aplicarla en las cuestiones importantes de la Iniciativa, y no dejar que la falta de financiación se convierta en un impedimento que nos frene.

“PERO… Ellos no lo permitirán”

Existen algunos miedos entre los ambientalistas respecto de que cualquier iniciativa que realmente funcione o pueda producir algún cambio, será inmediatamente anulada, reprimida o atacada por burócratas anónimos o por las corporaciones. Sin embargo, las Iniciativas de Transición operan “por debajo del radar”, sin buscar víctimas ni crear enemigos, y de tal manera, en un principio no son detectadas ni mucho menos despiertan la ira de las instituciones. Por el contrario, con una conciencia corporativa creciente sobre los costos de la energía y las advertencias sobre el cambio climático que surgen a diario, podemos quedar sorprendidos sobre cuántas personas en posiciones de poder se sentirían afines e inspiradas por el proyecto emprendido, llegando así a apoyarlas en lugar de combatir los esfuerzos de la comunidad. Será frecuente encontrarse con que la Iniciativa de Transición es una fuerza que abre puertas en vez de cerrarlas. Algunos apoyos que se han logrado por parte de Concejos Municipales son un ejemplo de ello.

“PERO… Ya hay grupos ecologistas, no debemos superponernos”

Vamos a tratar este asunto con más detalle en el Paso 3 de Los 12 Pasos, pero en esencia, sería demasiada mala suerte si encontramos algún conflicto territorial con otras agrupaciones. Lo que hará la Iniciativa de Transición es fijar un objetivo y crear un sentido de propósito común para los grupos existentes, algunos de los cuales podrían estar un poco desgastados, y realmente apreciarán el nuevo impulso que esta iniciativa aporta. La función de enlace con una red de grupos existentes hacia un Plan de Acción para el Descenso Energético, sin dudas mejorará y centrará el trabajo conjunto, en lugar de duplicar esfuerzos o pretender sustituirlos. Lo más probable es que se conviertan en fuertes aliados, lo cual es algo crucial para el éxito de la Transición.

“PERO… A nadie aquí parece importarle el medio ambiente”

En principio deberíamos perdonar a quien piensa así, debido a nos rodea la misma apática cultura del consumo que todo lo impregna. Hay que rascar un poco más a fondo, y se encontrará que las personas pueden apasionarse y volverse entusiastas con las ideas clave en las que se enfoca la Transición: Alimentos locales, artesanías locales, historia y cultura locales. La clave es ir hacia ellos, en lugar de esperar que se acerquen. Hay que encontrar los puntos en común, y podemos descubrir que la propia comunidad es un lugar mucho más interesante de lo que uno pensaba.

“PERO… Seguro ya es demasiado tarde para hacer algo”

Puede ser demasiado tarde, pero existe alguna posibilidad que no lo sea. Esto quiere decir que nuestros esfuerzos son absolutamente necesarios. No debemos permitir que el pesimismo y la desesperanza saboteen nuestros esfuerzos. Tal como dice Vandana Shiva: “La gran incertidumbre de nuestros tiempos no justifica la desesperanza”.

“PERO… Yo no tengo suficiente capacidad”

Y si tú no lo haces, entonces ¿quién lo hará? Realmente no importa que tengas un doctorado en sostenibilidad, ni años de experiencia en horticultura o planeamiento. Lo que realmente importa es que te preocupes por el lugar en el que vives, que veas la necesidad de actuar, y que tengas apertura hacia nuevas maneras de involucrar a la gente. Si existiera una descripción del puesto de trabajo para quien inicie este proceso, se podría listar las cualidades de tal persona como alguien que cuente con:

* Positividad
* Buen trato con la gente
* Conocimiento básico del lugar y de algunas personas clave

En verdad eso es todo. Además te encuentras a punto de diseñar tu propia desaparición en este proceso desde el inicio (ver Paso 1 más adelante), así que tu rol en este momento es como el de un jardinero preparando el suelo para un futuro jardín, que puedes o no llegar a verlo florecido.

“PERO… Yo no dispongo de energía para hacerlo”

Hay una cita a menudo atribuida a Goethe que dice: “Aquello que puedes hacer o soñar que puedes hacer, empiézalo. La audacia tiene genio, poder y magia” La experiencia de comenzar una Iniciativa de Transición, ciertamente muestra que este es el caso. Si bien la idea de preparar a tu pueblo (o ciudad, aldea, comarca, valle o barrio) para la vida luego del final de la Era del Petróleo puede resultar tambaleante en sus inicios, hay algo acerca de la energía liberada por el Proceso de Transición que luego resulta imparable.

Todo aquel que ha iniciado una experiencia de Transición, ha tenido un período de dudas y pensamientos del tipo “¿Qué rayos estamos haciendo aquí?”. También a veces sentirás que debes encargarte de todo. Puedes percibir que la enormidad y complejidad de la inmensa tarea te abruman, pero la gente acudirá en ayuda. Muchos han comentado acerca de sorpresivos hallazgos en este proceso, sobre cómo las personas correctas aparecen en el momento adecuado. Hay una especie de audacia que provoca un salto desde el “¿porqué nadie hace nada?” hacia el “hagamos algo!”, y que luego genera la energía para mantener el impulso en movimiento.

Frecuentemente, el desarrollo de iniciativas ambientales es como subir empujando un vehículo descompuesto cuesta arriba. Es duro, ingrato, agotador. Trabajar en una Iniciativa de Transición, a menudo puede resultar a la inversa, como yendo cuesta abajo: El vehículo comienza a moverse más rápido de lo que puedes acompañar, y acelera todo el tiempo. Una vez que se le da envión desde la cima de la cuesta, desarrollará su propio impulso. Esto no quita que a veces haya que trabajar duro, pero casi siempre es un placer.

Anuncios

Read Full Post »

SHALE GAS – LA LOCURA

Traducido al español como gas pizarra o gas esquisto, este recurso está provocando ríos de tinta (digital 🙂 por las grandes expectativas que está despertando en el sector energético mundial.

El shale gas es un gas natural que no aparece almacenado en bolsas, como el gas convencional, sino enquistado dentro de bloques de rocas sedimentarias formadas a partir de materiales orgánicos.

¿Cómo se extrae? Partiendo de los pozos abiertos para explotar el gas convencional, se perfora en horizontal a lo largo del bloque rocoso que contiene el gas esquisto. Las paredes de esas perforaciones se cubren con cemento para aislarlas de los acuíferos y del terreno.

A través de esas conducciones horizontales se introduce una válvula que rompe el cemento y las rocas con pequeñas detonaciones eléctricas. Después, se inyectan entre 4 y 10 millones de litros de agua, mezclados con arena y aditivos que permiten mejorar la suspensión de los granos arenosos en el agua.

Ese líquido se cuela hasta la última fractura abierta en la roca, cargándose con el gas confinado. Esa mezcla vuelve a salir al exterior. Los granos de arena introducidos con el agua se quedan encajados en las grietas y las mantienen abiertas para que el gas pueda seguir saliendo de las rocas.

Desde hace décadas se conocía este tipo de gas en muchas de las zonas donde se habían localizado bolsas de gas convencional, pero su explotación no era rentable al estar disperso por áreas muy amplias, su concentración es menor y no basta con una perforación convencional para poder extraerlo ya que se que requiere una estimulación artificial para sacarlo de dentro de las rocas.

Pero con el shale gas no todo son buenas noticias, ya que surgen voces que alertan de riesgos medioambientales y para la salud  pública provocados por los métodos de extracción propuestos.

Por un lado, para cada fractura hidráulica se requieren una decena de millones de litros de agua, un volumen importante de un recurso muy preciado que no pueden proporcionar de una sola vez las redes públicas de abastecimiento.

Pero más importante para sus críticos es el agua residual originada por el proceso. La industria del gas alega que, en la actualidad, se recicla y reutiliza el 65%, si bien hay noticias que indican que los desechos líquidos que vuelven a la superficie tras la fractura de la roca contienen los aditivos utilizados en la operación, pero también bario, estroncio y otros elementos radioactivos que deben retirarse del agua.

Con el gas pizarra quizás nos encontremos ante un cambio de paradigma, ó quizás simplemente ante un estímulo concreto que favorezca la ecoeficiencia. Sin duda, merece la pena seguir de cerca el desarrollo de esta alternativa.

Read Full Post »

La Stevia, planta de origen tropical (Paraguay), tiene un comportamiento distinto del natural en climas mediterráneos, donde los días acortan mucho durante el otoño-invierno, provocando así una parada importante en el crecimiento de la planta (en cambio, en las islas Canarias su comportamiento es más similar al de sus orígenes tropicales). Por este motivo, la planta que es plurianual (es decir, que puede rebrotar 4-5 años), cada primavera arranca otra vez con fuerza, rebrotando nuevos y numerosos brotes desde debajo de las raíces.

A partir de la primavera y casi hasta mediados de agosto, se puede reproducir por esquejes (caso similar al de los geranios). Por medio de este sistema, de una planta de Stevia que rebrote en primavera se puede hacer de 200 a 500 plantas, esquejando durante todo el tiempo que vegeta. Hay que tener en cuenta no plantar un rebrote que acabe en flor, porque nunca enraizaria. Por otro lado, los brotes de primavera y verano pocas veces suelen tener flor. Flores que, por otro lado, nunca darían lugar a semillas con poder de germinación, de ahí que la reproducción se haya de hacer por esqueje y no por semillas. De esta manera, si partimos de una buena variedad conservaremos siempre las propiedades medicinales.

Para asegurarnos que un brote de Stevia sin raíces enraíce bien, hay que seguir los siguientes pasos:

.-Hay que llenar la maceta con turba fertilizada, que se puede encontrar en cualquier “garden” o vivero, y regarla hasta que la turba quede bien empapada.

Puede utilizaese también para llenar la maceta, tierra con un poco de estiercol bien hecho.

2º.-Hacer un esqueje cortando  los 10 cm finales de un brote de Stevia (asegurarse que no acaba en flor). De estos 10 cm de tallo, quitar las 2-3 hojas de la parte de abajo, para facilitar su enterramiento en la turba o en la tierra, presionando bien fuerte con los dedos alrededor del tallo par que haga contacto con la turba o tierra húmeda. No dejar pasar mucho tiempo desde que se corta , hasta que se planta el  esqueje. Mejor cortar y plantar inmediatamente o mantener en agua como si fuesen flores cortadas.

3º.-Depositar la maceta con el esqueje en un lugar sombreado, para evitar que el sol  lo deshidrate  e impida el enraizamiento y regarlo al menos una vez al dia. Poner el esqueje en un lugar donde el aire no lo reseque.

Si  hace mucha calor y se tiene posibilidad de refrescar las hojas de los esquejes, nebulizando a menudo con un poco de agua, el % de supervivencia será mucho mas alto.

4º.-A los 28-30 días el esqueje de Stevia empezará  a ponerse derecho, y cuando se observe que alguna hoja nueva empieza a salir, ya se puede poner en una zona con más sol, donde ya no parara de crecer. Cuando el  esqueje transplantado  empieza a sacar hojas nuevas, regar solo cuando la tierra no esté humeda.

Durante los fuertes calores del verano, es necesario regar todos los días, pero en primavera y otoño, esperar a regar a que la tierra no de sensación de humedad en contacto con la mano.

Durante el invierno, época en que la planta para su crecimiento, regar muy poco o casi nada, para evitar que se pudran las raíces, ya que de ellas han de volver a brotar nuevas plantas durante la primavera.

5º.-Aproximádamente al cabo de un mes y medio o dos de haber plantado el esqueje sin raíces en  la maceta, transplantar por segunda vez al lugar definitivo, que puede ser al aire libre, en el suelo de un jardín, huerto o campo de cultivo, dentro de un invernadero o a una maceta mas grande, para facilitar el máximo crecimiento de la planta.

El invernadero permite avanzar la producción unas semanas en primavera y retardar la decadencia en el otoño. En los meses más fuertes del verano, el invernadero se puede sombrear un poco para evitar el calor excesivo y simular el clima tropical del que es originaria la Stevia. A pesar de todo, al aire libre se desarrolla muy bien.

.-Cuando se llega al final del otoño y notamos que la planta ya no tiene ganas de crecer y se llena de flores, es el momento de recortarla, dejándola a 10 cm de altura y aprovechando para secar las hojas que aun quedan.

Para asegurarnos que volverá a brotar de nuevo en primavera, al menos unas plantas protejerlas con un pequeño tunel de plastico . De esta forma evitaremos que si llueve las raices se encharquen de agua y cuando vuelva a crecer el dia, el calor del sol será intenso debajo del plástico y la planta creerá que está en el clima de Paragüay y brotará con fuerza un año mas.

Estos nuevos brotes todos tendrán raices y será mucho mas fácil hacer nuevas plantas de Stevia que el año anterior, dado que el año anterior partíamos de esquejes sin raices

.-Para secar las hojas durante el verano de modo correcto, procurar que no les de el sol directamente, con el fin de preservar todas las propiedades medicinales. Las hojas de última hora, cuando se poda la planta para pasar al invierno, es inevitable secar las al sol, aunque en pequeñas cantidades, se pueden secar en el interior de la vivienda donde habrá mejor temperatura.

OBSERVACIONES DE ABONADO Y TRATAMIENTOS FITOSANITARIOS

ABONADO
Es una planta poco exigente en nutrientes.  Con el abonado orgánico, no hay problema en pasarse con la dosis, pero con el  abono mineral o químico, tener mucho cuidado en  no poner en exceso, porque la planta se resiente mucho e incluso puede colapsarse y morir.

El abono mineral o químico, se ha de empezar  a aplicar a los dos meses de plantar la Stevia en el lugar definitivo , poco abono pero a menudo (cada 50-60 días). El abono mineral, tiene que llevar más potasio que fósforo y nitrógeno, y estar enriquecido en microelementos.

Con un buen abono orgánico, es suficiente una aplicación al año al inicio de la primavera, si la planta esta plantada en el suelo, o añadir y renovar  un 20-30 % de turba abonada  si está en maceta.

TRATAMIENTOS

La Stevia es una planta muy resistente a los insectos y los hongos, si no se abusa del riego y los abonos químicos nitrogenados. En caso que se observe algún pulgón o mosca blanca, se recomienda hacer tratamientos con extractos de ajo, aceites de Nem u otros productos autorizados por la Agricultura Ecológica. Si se observa a alguna oruga, no es necesario aplicar ningún tratamiento, excepto cuando el ataque es muy fuerte, caso en que se recomienda tratar con preparados hechos con Bacillus thuringiensis (es un insecticida ecológico que no requiere plazos de seguridad).

Con estos tratamientos nos aseguramos una recolección de hojas sin toxinas, permitiendo obtener todas las propiedades medicinales que la planta contiene.

USO MEDICINAL DE LA STEVIA

Consultando la multitud de estudios y con la experiencia de centenares de diabéticos que la consumen en Cataluña y el resto del Estado Español, se puede decir que es una planta que regula el azúcar en la sangre, que reduce la presión arterial, que regula el aparato digestivo en general, actúa favorablemente en muchas personas con ansiedad, reduce la grasa en personas obesas , es diurética, eliminando  kilos de líquidos corporales retenidos, reduce el colesterol y ayuda a quemar los triglicéridos.

La dosis que suelen utilizar la mayor parte de las personas que han observado efectos beneficiosos es de 2-4 hojas tiernas comidas directamente antes o mientras se  desayuna y 2-4 hojas más antes o durante la cena.

Cuando no se dispone de hojas tiernas se pueden hacer  infusiónes de hoja seca (una infusión por la mañana y otra por la noche). La infusión se puede hacer cada vez, con una dosis de una cucharada de postre por taza de infusión, o bien se puede hacer para dos días, dejando que un litro de agua empiece a hervir, cerrar el fuego y añadir 4 cucharadas de postre de hojas secas trituradas, dejando reposar 10 minutos y filtrar antes de tomarla, para que la hoja de todas sus propiedades.

Guardar en la nevera la infusión no utilizada en un frasco de cristal cerrado.

Otro sistema es dejar la noche antes en maceración de agua con temperatura del tiempo, la misma proporción de Stevia seca por litro y al dia siguiente filtrar , tomar la que se desee y el resto guardarlo en la nevera.

Josep Pàmies

Nota:

Josep Pàmies, agricultor activista que lleva diez años luchando para detener en España el avance de los cultivos transgénicos, protagoniza ahora otra singular batalla: que se apruebe en España y Europa el uso de la estevia, una planta que puede cultivarse pero no agregarse a los productos alimentarios y de la que sin embargo se puede obtener un edulcorante mucho más sano que los actualmente aprobados además de ser útil en casos de diabetes, hipertensión y otras patologías.

Actualmente se pueden  adquirir esta y otras plantas medicinales para autocultivo personal en la Asociación  sin ánimo de lucro , “Dulce Revolución de las Plantas Medicinales” que se ha constituido para fomentar el uso de plantas medicinales http://www.dolcarevolucio.cat/es/donde-hay-plantas

Read Full Post »

La nueva economía verde es azul
Por Alberto D. Fraile Oliver

Supongamos que somos unos empresarios y nuestro negocio consiste en producir cerveza. En nuestra fábrica, como en el resto del sector, solo se emplea el almidón de la cebada y desechamos la proteína y la fibra, es decir, ¡el 92 % de la biomasa del cereal se va a la basura! Algo falla.

Si aplicamos la manera de funcionar de los ecosistemas a nuestro negocio, lo primero que haremos será preguntarnos ¿Quién está interesado en comerse estos desechos? Y pronto averiguaremos que las setas digieren la fibra y producen más proteína que, por cierto, es ideal para los cerdos, que a su vez generan excrementos que producen biogás. Y el pH del excremento del animal genera un lodo que es ideal para alimentar a las algas. Con los desperdicios de nuestra industria cervecera hemos producido setas, cerdos, biogás y algas. Nuestro negocio ha dejado de ser lineal y además de ser más rentable ya no produce desperdicios. Estamos en el camino de la sostenibilidad y somos más competitivos.

Esta es la filosofía empresarial de Gunter Pauli, escritor y economista que se define a sí mismo como un emprendedor sistémico. Una de sus influencias más importantes ha sido  Fritjof Capra (“La trama de la vida”, “El tao de la física”). De él aprendió que cuando aceptamos que queremos vivir dentro de la trama de la vida, tenemos que ajustar nuestras acciones. Mientras mucha gente lo puede considerar un límite, él rápidamente descubrió que era la gran oportunidad. La retroalimentación que en la naturaleza y en la trama de la vida es lo más normal no existe en el mundo de los negocios y Pauli se dedicó a traducir esta lógica del ecosistema al mundo empresarial.

1o años, 100 innovaciones, 100 millones de empleos

El último fruto del trabajo de Pauli acaba de ver la luz, se trata del libro “The Blue Economy” en el que recoge 100 casos prácticos de la sabiduría de los ecosistemas aplicada al mundo de la empresa. Todos estos ejemplos de éxito en innovación y sostenibilidad han sido identificados e inventariados durante los últimos años por Zero Emissions Research & Initiatives (ZERI), la fundación que preside Pauli desde 1994. Y Pauli afirma que representan una filosofía que puede ser el cambio de modelo económico que todos estamos buscando. Sus previsiones son ambiciosas: pueden generar 100 millones de empleos sostenibles en 10 años.

Un proyecto impulsado por ZERI que ya está en marcha consiste en la conversión de los gases contaminantes de una hidroeléctrica de carbón en nutrientes para el alga espirulina cuya producción se destina a combatir la malnutrición y para fomentar la producción de biocombustibles. La primera planta ya está operativa en Brasil. Reúne todos los ingredientes que la convierten en un negocio verdaderamente sostenible: genera empleo, absorbe emisiones contaminantes, apoya las energías renovables y aporta capital social. “Cuando operas dentro de un sistema tienes la posibilidad de ser generoso y ofrecer componentes de alto valor añadido gratis”, explica Pauli. En este caso, una parte de la espirulina producida, en lugar de usarse para fabricar biocombustibles, se entrega a los habitantes de la zona como suplemento alimenticio para acabar con la malnutrición bajo el paraguas de los planes del Gobierno Brasileño para acabar con el hambre en el país.

A comienzos de los años 90, este belga de 54 años miembro del club de Roma, consultor permanente de gobierno de Japón y de la O.N.U y profesor de diseño sistémico de la facultad de Torino fundó la conocida fábrica de jabones ecológicos Ecover. Su empresa fue tomada como ejemplo ya que tanto sus productos como la propia fábrica eran biodegradables. Pero en su experiencia en Ecover descubrió que biodegradable no es lo mismo que sostenible. Mientras el consumo de jabón biodegradable amentaba y ganaba más y más dinero se dio cuenta de que la creciente demanda de aceite de palma como materia prima provocaba la destrucción de millones de hectáreas de selva tropical de Indonesia, el hábitat de los orangutanes. Llegó a la conclusión de que nunca llegaremos a ser una sociedad sostenible haciendo lo menos malo. En el terreno de la ética tenemos que pasar “del mal menor al mejor bien posible”. Siguiendo esta reflexión decidió vender sus acciones e ir un paso más allá: multiplicar el empleo sin dañar la naturaleza.

Para llegar a esta conclusión fue decisivo otro encuentro importante en su vida, en este caso con Elie Wiesel, el Premio Nobel de la Paz que sobrevivió al holocausto nazi. Él le mostró que ni lo empresarial ni lo sistémico valen la pena si no hay ética. Es decir, alcanzar el equilibrio entre poder, dinero y ética. Si tú eres un emprendedor exitoso, vas a adquirir poder y dinero, pero ¿dónde está la ética? Para Pauli “la ética empresarial consiste en generar un capital social. El emprendedor no puede tener como objetivo únicamente la acumulación de dinero que luego mete en cuentas bancarias para que generen más dinero de lo que ha generado como emprendedor con sus innovaciones.”

La naturaleza también ha sido una escuela de ética para Pauli. Para ilustrar esta afirmación nos habla de una planta muy especial que crece en el desierto de Namibia, la Welwitschia Mirabilis, que es capaz de captar el rocío cada mañana antes de que se evapore y que generosamente se deja comer por los ratones porque es la única fuente de agua y de minerales. Se deja devorar para dar vida a otros, pero gracias a este proceso se convierte en la planta más vieja de la tierra, pudiendo alcanzar los 2.000 años. “La moralidad y la ética que tiene esta planta es tan espectacular que nosotros como seres humanos deberíamos inspirarnos en ella”, afirma Pauli.

Innovación: hacer nuevas conexiones con lo que ya tenemos

¿Por qué las zebras tienen rayas negras y blancas? No parece que sea por motivos de camuflaje. Se trata más bien de un regulador térmico. Gracias a la peculiar pigmentación de su superficie la zebra consigue reducir hasta 9ºC la temperatura del cuerpo simplemente por las microcorrientes de aire que se generan por la diferencia de temperatura entre las rayas negras y blancas. Todos sabemos que el color blanco repele el calor y que el negro lo absorbe, pero lo que sabe la zebra es que combinando ambas propiedades se genera una diferencia de presión que produce una refrigeración envidiable. Y existe una empresa en Japón que ha tomado a las zebras como maestras. De momento han conseguido que en verano la temperatura de la casa se reduzca hasta 5ºC. No han alcanzado la maestría de la zebra, pero hay que reconocer que el animal lleva miles de años utilizando la técnica… aunque la simple combinación de blanco y negro en la fachada de un edifico puede reducir un 20% el consumo de energía.

Si hablamos de refrigeración hay que acudir a las termitas, maestras en arquitectura bioclimática desde hace millones de años. En el interior de sus termiteros, que son una combinación de bioconstrucción y granja de hongos, la temperatura y la humedad están perfectamente reguladas, lo que les permite un más que eficiente cultivo de micelios. En los años cincuenta el arquitecto sueco Bengt Warne estudió los nidos de las termitas desde el punto de vista arquitectónico y quedó deslumbrado. Observó que estos insectos desarrollaban unas chimeneas que calentaban el aire con exactitud matemática y que la humedad siempre se mantenía al 60%. La primera lección que aprendió fue que es muy poco eficiente (y sano) calentar o enfriar el aire ya que hay más posibilidades de contaminación o enfermedad, y que lo óptimo era renovar el aire de una estancia con oportunas corrientes reguladas por el aumento y disminución de la humedad. Tuvo que llegar Anders Nyquist, otro arquitecto para codificar matemáticamente las observaciones de Warme. El modelo resultante dejó a los sistemas automáticos de control de temperatura obsoletos. En los años 80 se construyó el primer edificio utilizando las enseñanzas de las termitas, el Eastgate Shopping and Office Centre se encuentra en Harare, la capital de Zimbabwe. Tiene 10 plantas y es capaz de mantener el edificio fresco en verano y cálido en invierno sin gasto energético alguno, únicamente con corrientes de aire naturales. Pura física.

Otros ejemplos recogidos en el libro de Pauli son la posibilidad de disponer de teléfonos móviles sin baterías gracias a la diferencia de temperatura entre el cuerpo y el teléfono, y la conversión de las ondas de sonido de la voz a corriente eléctrica. O que gracias al uso del vórtice es posible ahorrar energía y eliminar productos químicos en el tratamiento de aguas. Un dispositivo con forma de huevo que permite liberar la sal y el aire del agua, sin la utilización de productos químicos, ni membranas, únicamente haciendo uso de la física.

“Lo más importante para mi –dice Pauli- es convertir la escasez en abundancia. El único ser en la tierra que no es capaz de vivir en abundancia es el ser humano, y esta es la verdadera estupidez de nuestro conocimiento”. Para lograrlo, Pauli hecha mano de la biomímesis, o lo que es lo mismo, se pregunta cómo ha resuelto la naturaleza un desafío e imita sus soluciones. Una ciencia a caballo entre la ingeniería y la biología. Cualquier cosa que queramos implementar, seguro que la naturaleza ya lo ha resuelto. Un pequeño cálculo puede servirnos como orientación. Se calcula que a lo largo de la historia de la vida han existido 100 millones de especies que han resuelto problemas durante 2,5 millones de años, el número de soluciones obtenidas es casi infinito. ¿Acaso vamos a enseñar a una luciérnaga como fabricar luz sin perdida de energía, a una araña a producir un tejido resistente y dúctil o a un tiburón como vencer la resistencia al agua?

De la escasez a la abundancia

El libro de cabecera de Pauli para desarrollar su modus operandi ha sido “Los cinco reinos de la naturaleza” de la bióloga Lyn Margulis. En él, Margulis explica cómo la naturaleza realiza la autopoiesis (crear algo de la nada) y lo hace produciendo nutrientes con un sistema que integra los 5 reinos naturales: bacterias, algas, hongos, plantas y animales. Cualquier proceso vivo genera deshechos y lo entrega a otro reino que lo utiliza como alimento. El árbol entrega sus hojas a las bacterias y hongos. El deshecho del animal es alimento para las bacterias. El deshecho de la bacteria es alimento para el alga. Este principio aplicado al mundo empresarial nos indica que el punto de partida de un negocio sistémico es un deshecho y el objetivo es generar valor añadido integrando múltiples niveles.

Hay un proyecto de ZERI en Zimbabwe al que Pauli le tiene especial cariño y en el que la innovación tiene como objetivo crear un sistema sostenible e incluir a los más vulnerables de la comunidad. Desde hace 14 años la fundación trabaja para dar el poder de la autosuficiencia a huérfanas de África. Intentan que una mujer pobre que no tiene ni dinero ni poder, ni siquiera un padre que pueda aportar una dote para que se case, sea quien marque la diferencia y pueda ser el cambio en la sociedad a la vez que disponen de un trampolín para salir de la pobreza. Estas chicas, lideradas por Chido Govero, son las encargadas de dirigir un proyecto en el que se produce café y con la biomasa restante (¡el 99,8 %!) se producen setas shitake que se importan al primer mundo con un alto valor añadido. Al igual que sucedía en la cervecera del principio han generado también proteína para alimentar animales y disponen de una cascada de nutrientes que les han permitido diversificar su negocio. El proyecto es sostenible desde los ángulos económico, ecológico y social. Según explica Pauli, “el punto de partida de una innovación sistémica es algo que no tiene valor. Y lo que tiene una función debe tener varias porque la naturaleza siempre es multifuncional”.

Más información:
Zero Emissions Research and Initiatives
http://www.zeri.org

Read Full Post »

Pensando en los demas

Presenta como son las clases durante un año del profesor Japonés, Toshiro Kanamori,que  enseña a los niños a ser felices.

Read Full Post »

“La seda de la araña es mucho más dúctil y 5 veces más resistente en relación a su peso que el acero de mayor grado. La luciérnaga produce luz fría con una pérdida de energía casi nula (una bombilla incandescente normal desperdicia el 98% de su energía en forma de calor). Un escarabajo que desova en madera recién quemada ha desarrollado una estructura capaz de detectar la radiación infrarroja exacta que produce in incendio forestal y ubicarlo a cientos de kilómetros de distancia. Ya se está explorando ese talento. Muchísimos procesos, que siguen siendo una utopía para los técnicos, ya se han materializado de forma óptima en la naturaleza. La BIOMÍMESIS es la disciplina científica que se ocupa de localizarlos y está en auge a nivel internacional. Biólogos e ingenieros están descubriendo desarrollos de trascendencia insospechada”
Jordi Alemany

Jordi Alemany es un escritor especializado en temas sociales, alternativas ecológicas y permacultura desde 1977 y colaborador de la revista Ecohabitar.

En su artículo “Biomímesis: el futuro está en la naturaleza”, publicado en el nº 22 de Ecohabitar y que está íntegro aquí, nos presenta la fascinante investigación para crear mejores materiales y tecnología  imitando a la naturaleza, que ha perfeccionado sus técnicas pacíficamente y no de forma amenazadora durante millones de años.

El autor nos habla del Proyecto Nature’s 100 Best Technology (Las 100 mejores tecnologías de la naturaleza) en el que la consultora Biomimicry Guild de Janine Benyus ha identificado científicamente qué prototipos de la naturaleza pueden ayudar a construir un mundo más sostenible y saludable.

Aunque esto siempre ha sido un objetivo a lo largo de la historia, como testimonian pueblos indígenas o la obra de Leonardo Da Vinci, es ahora gracias a la nanotecnología cuando se puede hacer realidad. De hecho, algunos expertos hablan de la Biomímesis como la tercera revolución humana.

El proyecto ha seleccionado las 100 innovaciones que generarán empleos verdes, pero en la web Ask Nature se pueden consultar gratuitamente más de 2.000 descripciones biológicas.

Algunos ejemplos de nuevos desarrollos y quién lo ha inspirado son estos:

  • Un pequeñísimo marcapasos = ballena jorobada
  • Vacunas sin refrigeración = planta africana
  • Superficie antibacteriana = alga roja australiana
  • Tener aire fresco en los edificios sin usar aire acondicionado = sistemas de las termitas
  • Pinturas sin elementos tóxicos = mariposas y otros animales
  • Pinturas que repelen el agua = flor de loto

Y no se trata solo de conseguir un producto final igual que la naturaleza, sino llegar a hacerlo como ella: sin contaminar, de forma fácil y con poco uso de energía. Lo contrario no serviría de nada.

La Biomímesis es un tema realmente interesante sobre el que merece la pena profundizar porque, desde una mirada humilde y respetuosa, descubrimos que la naturaleza es la “única empresa que no ha quebrado en 4.000 millones de años” y nos puede proporcionar modelos para una economía sostenible y mejor.

Artículo de Biomímesis de Jordi Alemany
Sitio oficial de Jordi Alemany: Ecohabitantes

 

Read Full Post »

Contesta a estas tres preguntas:

1.- ¿Qué compras?

2.-¿Por qué lo compras?

3.- ¿A quién compras?

Y luego mira esta video de una conferencia pronunciada por Joan Mele si quieres conocer por qué existe la crisis, por qué el mundo está tan mal, por qué existen tantas enfermedades exóticas, por qué no existe una economia a escala del hombre.

Necesitamos un cambio de paradigma, el ser humano ha de establecerse en el centro de la economia y no al revés.

En este libro se  analizan cuestiones como el ahorro, la crisis ecológica, social, fianciera, la banca ética, la pobreza, las donaciones… El autor aboga por un giro en la manera de pensar y actuar para cambiar así, el modelo económico. Según Melé, el Estado, la banca, la industria se mueven a instancias del dinero que manejan los individuos, los ciudadanos, la colectividad. Por tanto, el poder del ciudadano no reside tanto en su voto, como en la dirección a la que dirija su dinero, su forma de consumir y de invertir sus ahorros. En definitiva: una llamada a asumir la responsabilidad de nuestras acciones.


Read Full Post »

Older Posts »