Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 agosto 2011

A estas alturas seguramente estarás pensando que te gustaría impulsar una Iniciativa de Transición en tu comunidad. Si así fuera debes estar mirando a tu alrededor, reflexionando por dónde arrancar, y cómo rayos hacer para comenzar a planificar una iniciativa como esta.

Antes que eso, resulta conveniente conocer algunas de las dudas frecuentes que suelen abrumar a quienes se encuentran en un estado temprano de planeamiento para una Iniciativa de Transición, lo cual puede prevenir que esas dudas crezcan y se conviertan en frenos o frustraciones. A estas dudas las llamamos Los Siete “Peros”.

Los Siete “Peros”

“PERO… No tenemos fondos”

Realmente esto no debería ser un problema. Los subsidios o subvenciones son un reemplazo muy pobre para el entusiasmo y la participación comunitaria, y son estas dos cosas las que nos impulsarán hacia las primeras fases de la Transición. Las instituciones que aportan subsidios o los donantes también pueden requerir medidas de control, y además existe el riesgo de que quieran imponer una dirección que vaya en contra de los intereses de la comunidad y de la visión original. De todas maneras hay que sincerarse, y reconocer que igualmente necesitamos generar un adecuado nivel de ingresos. El proyecto de Totnes Pueblo en Transición comenzó en Septiembre de 2005 sin nada de dinero, y desde entonces se ha autofinanciado. Las charlas y proyecciones de películas que organizamos nos dan un mínimo de fondos para luego organizar eventos gratuitos, tales como “Los Días del Espacio Abierto”. Se llegará a un punto en el que surgirán proyectos específicos que requieren fondos, pero hasta entonces, de alguna manera las cosas igual irán marchando. Hay que conservar la energía para aplicarla en las cuestiones importantes de la Iniciativa, y no dejar que la falta de financiación se convierta en un impedimento que nos frene.

“PERO… Ellos no lo permitirán”

Existen algunos miedos entre los ambientalistas respecto de que cualquier iniciativa que realmente funcione o pueda producir algún cambio, será inmediatamente anulada, reprimida o atacada por burócratas anónimos o por las corporaciones. Sin embargo, las Iniciativas de Transición operan “por debajo del radar”, sin buscar víctimas ni crear enemigos, y de tal manera, en un principio no son detectadas ni mucho menos despiertan la ira de las instituciones. Por el contrario, con una conciencia corporativa creciente sobre los costos de la energía y las advertencias sobre el cambio climático que surgen a diario, podemos quedar sorprendidos sobre cuántas personas en posiciones de poder se sentirían afines e inspiradas por el proyecto emprendido, llegando así a apoyarlas en lugar de combatir los esfuerzos de la comunidad. Será frecuente encontrarse con que la Iniciativa de Transición es una fuerza que abre puertas en vez de cerrarlas. Algunos apoyos que se han logrado por parte de Concejos Municipales son un ejemplo de ello.

“PERO… Ya hay grupos ecologistas, no debemos superponernos”

Vamos a tratar este asunto con más detalle en el Paso 3 de Los 12 Pasos, pero en esencia, sería demasiada mala suerte si encontramos algún conflicto territorial con otras agrupaciones. Lo que hará la Iniciativa de Transición es fijar un objetivo y crear un sentido de propósito común para los grupos existentes, algunos de los cuales podrían estar un poco desgastados, y realmente apreciarán el nuevo impulso que esta iniciativa aporta. La función de enlace con una red de grupos existentes hacia un Plan de Acción para el Descenso Energético, sin dudas mejorará y centrará el trabajo conjunto, en lugar de duplicar esfuerzos o pretender sustituirlos. Lo más probable es que se conviertan en fuertes aliados, lo cual es algo crucial para el éxito de la Transición.

“PERO… A nadie aquí parece importarle el medio ambiente”

En principio deberíamos perdonar a quien piensa así, debido a nos rodea la misma apática cultura del consumo que todo lo impregna. Hay que rascar un poco más a fondo, y se encontrará que las personas pueden apasionarse y volverse entusiastas con las ideas clave en las que se enfoca la Transición: Alimentos locales, artesanías locales, historia y cultura locales. La clave es ir hacia ellos, en lugar de esperar que se acerquen. Hay que encontrar los puntos en común, y podemos descubrir que la propia comunidad es un lugar mucho más interesante de lo que uno pensaba.

“PERO… Seguro ya es demasiado tarde para hacer algo”

Puede ser demasiado tarde, pero existe alguna posibilidad que no lo sea. Esto quiere decir que nuestros esfuerzos son absolutamente necesarios. No debemos permitir que el pesimismo y la desesperanza saboteen nuestros esfuerzos. Tal como dice Vandana Shiva: “La gran incertidumbre de nuestros tiempos no justifica la desesperanza”.

“PERO… Yo no tengo suficiente capacidad”

Y si tú no lo haces, entonces ¿quién lo hará? Realmente no importa que tengas un doctorado en sostenibilidad, ni años de experiencia en horticultura o planeamiento. Lo que realmente importa es que te preocupes por el lugar en el que vives, que veas la necesidad de actuar, y que tengas apertura hacia nuevas maneras de involucrar a la gente. Si existiera una descripción del puesto de trabajo para quien inicie este proceso, se podría listar las cualidades de tal persona como alguien que cuente con:

* Positividad
* Buen trato con la gente
* Conocimiento básico del lugar y de algunas personas clave

En verdad eso es todo. Además te encuentras a punto de diseñar tu propia desaparición en este proceso desde el inicio (ver Paso 1 más adelante), así que tu rol en este momento es como el de un jardinero preparando el suelo para un futuro jardín, que puedes o no llegar a verlo florecido.

“PERO… Yo no dispongo de energía para hacerlo”

Hay una cita a menudo atribuida a Goethe que dice: “Aquello que puedes hacer o soñar que puedes hacer, empiézalo. La audacia tiene genio, poder y magia” La experiencia de comenzar una Iniciativa de Transición, ciertamente muestra que este es el caso. Si bien la idea de preparar a tu pueblo (o ciudad, aldea, comarca, valle o barrio) para la vida luego del final de la Era del Petróleo puede resultar tambaleante en sus inicios, hay algo acerca de la energía liberada por el Proceso de Transición que luego resulta imparable.

Todo aquel que ha iniciado una experiencia de Transición, ha tenido un período de dudas y pensamientos del tipo “¿Qué rayos estamos haciendo aquí?”. También a veces sentirás que debes encargarte de todo. Puedes percibir que la enormidad y complejidad de la inmensa tarea te abruman, pero la gente acudirá en ayuda. Muchos han comentado acerca de sorpresivos hallazgos en este proceso, sobre cómo las personas correctas aparecen en el momento adecuado. Hay una especie de audacia que provoca un salto desde el “¿porqué nadie hace nada?” hacia el “hagamos algo!”, y que luego genera la energía para mantener el impulso en movimiento.

Frecuentemente, el desarrollo de iniciativas ambientales es como subir empujando un vehículo descompuesto cuesta arriba. Es duro, ingrato, agotador. Trabajar en una Iniciativa de Transición, a menudo puede resultar a la inversa, como yendo cuesta abajo: El vehículo comienza a moverse más rápido de lo que puedes acompañar, y acelera todo el tiempo. Una vez que se le da envión desde la cima de la cuesta, desarrollará su propio impulso. Esto no quita que a veces haya que trabajar duro, pero casi siempre es un placer.

Anuncios

Read Full Post »

SHALE GAS – LA LOCURA

Traducido al español como gas pizarra o gas esquisto, este recurso está provocando ríos de tinta (digital 🙂 por las grandes expectativas que está despertando en el sector energético mundial.

El shale gas es un gas natural que no aparece almacenado en bolsas, como el gas convencional, sino enquistado dentro de bloques de rocas sedimentarias formadas a partir de materiales orgánicos.

¿Cómo se extrae? Partiendo de los pozos abiertos para explotar el gas convencional, se perfora en horizontal a lo largo del bloque rocoso que contiene el gas esquisto. Las paredes de esas perforaciones se cubren con cemento para aislarlas de los acuíferos y del terreno.

A través de esas conducciones horizontales se introduce una válvula que rompe el cemento y las rocas con pequeñas detonaciones eléctricas. Después, se inyectan entre 4 y 10 millones de litros de agua, mezclados con arena y aditivos que permiten mejorar la suspensión de los granos arenosos en el agua.

Ese líquido se cuela hasta la última fractura abierta en la roca, cargándose con el gas confinado. Esa mezcla vuelve a salir al exterior. Los granos de arena introducidos con el agua se quedan encajados en las grietas y las mantienen abiertas para que el gas pueda seguir saliendo de las rocas.

Desde hace décadas se conocía este tipo de gas en muchas de las zonas donde se habían localizado bolsas de gas convencional, pero su explotación no era rentable al estar disperso por áreas muy amplias, su concentración es menor y no basta con una perforación convencional para poder extraerlo ya que se que requiere una estimulación artificial para sacarlo de dentro de las rocas.

Pero con el shale gas no todo son buenas noticias, ya que surgen voces que alertan de riesgos medioambientales y para la salud  pública provocados por los métodos de extracción propuestos.

Por un lado, para cada fractura hidráulica se requieren una decena de millones de litros de agua, un volumen importante de un recurso muy preciado que no pueden proporcionar de una sola vez las redes públicas de abastecimiento.

Pero más importante para sus críticos es el agua residual originada por el proceso. La industria del gas alega que, en la actualidad, se recicla y reutiliza el 65%, si bien hay noticias que indican que los desechos líquidos que vuelven a la superficie tras la fractura de la roca contienen los aditivos utilizados en la operación, pero también bario, estroncio y otros elementos radioactivos que deben retirarse del agua.

Con el gas pizarra quizás nos encontremos ante un cambio de paradigma, ó quizás simplemente ante un estímulo concreto que favorezca la ecoeficiencia. Sin duda, merece la pena seguir de cerca el desarrollo de esta alternativa.

Read Full Post »